jueves, 26 de marzo de 2009

A propósito de una película: “A ciegas”

Link to post in English.
Un inciso en la “serie Miopía”.

Hace unos días fui a ver la recién estrenada película “A ciegas”. La crítica personal me la guardo ya que este blog no trata temas cinematográficos o novelescos. Pero a modo de sinopsis, para quienes no hayan leído el libro “Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago (en el cual está basada), o no hayan visto la película, os contaré brevemente que trata sobre cómo el pánico y la paranoia se apoderan de toda una ciudad cuando uno a uno todos sus ciudadanos son víctimas de una ceguera repentina llamada “enfermedad blanca”. El comportamiento y la condición humana dan un giro desorbitado.

Esta novela /película refleja claramente lo acostumbrado que está el hombre a la visión y la poca importancia que le da cuando la tiene. Quienes nacen con visión, no saben lo que tienen. Afortunadamente sólo el 3% de la población ciega en el mundo son niños.
Todas nuestras actividades del día a día requieren una buena visión, desde que nos levantamos por la mañana un día cualquiera y miramos el reloj para saber la hora que es, hasta que nos acostamos y preparamos el despertador para el día siguiente. El “concepto tiempo” es muy importante para un ciego, que sin luz, tiene que aprender a distinguir en qué momento del día se encuentra rodeado de esa oscuridad –claridad- constante; en el caso de una ceguera repentina, provoca una alteración en los biorritmos, sin saber cuándo comer o cuándo dormir.
Un equipo de neurociéntificos del Programa de Formación de Neurociencia Visual del Instituto John Hopkins de Baltimore (EEUU), descubrió (Diciembre 2008) un pequeño número de sensores (células nerviosas) en la retina de nuestros ojos, que se comunican mediante señales muy lentas con el cerebro y, que a diferencia de los conos y bastones, estas células contienen MELANOPSINA, cuya finalidad no es captar imágenes sino monitorizar los niveles de luz para ajustar el reloj corporal y controlar la contracción de las pupilas (entre otras funciones).

Planteaos qué actividades, simples o complejas, hacéis a lo largo del día en los que NO NECESITÉIS UTILIZAR LA VISIÓN… NINGUNA, incluso cuando soñamos, vemos imágenes. Muchos trabajos como usuarios de ordenador (una gran cantidad, tanto en el trabajo como en casa, y va en aumento), cirujanos, taxistas, albañiles, arquitectos, dentistas, fontaneros, etc., necesitan la visión el 100% de su tiempo, o mejor dicho, estamos acostumbrados a utilizar nuestra visión el 100% de nuestro tiempo.

En la escuela, el proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura de los niños, requiere que el 100% de la información que llega al cerebro lo haga a través de los ojos. El aprendizaje escolar es puramente visual. Realmente EL HOMBRE ES PRINCIPALMENTE VISUAL; la evolución humana nos ha hecho así, nos ha hecho tan dependientes de la visión que cuando algo así ocurre y la adaptación al entorno no se produce con la potenciación de otros sentidos, lo primero con lo que reacciona nuestro cerebro es cambiando nuestro comportamiento. En el caso de la novela/película el cambio no es positivo, pero como en tiempos de guerra, catástrofes, etc., está demostrado que la condición humana no ofrece lo mejor de ella.

Hay muchos a quienes no les gusta que se produzcan cambios en su vida, tanto si son cambios controlados como descontrolados (libro: “Quien se ha llevado mi queso”); pero perder algo de lo que dependes para todo en tu vida, supone un cambio que te implica cambiar tus esquemas, tus hábitos, tus aficiones, tus ilusiones y en definitiva tu vida entera.

Un defecto de nuestra condición humana es que NO VALORAMOS LO QUE TENEMOS.

EL 80% DE LA INFORMACIÓN QUE LLEGA AL CEREBRO ENTRA A TRAVÉS DE LOS OJOS.

Esta entrada sólo es un planteamiento que quería haceros para que valoréis vuestra visión y la cuidéis, que luego preguntarse: “Y si hubiera…”, ¡¡¡siempre ocurre, pero puede ser tarde!!!






OTROS ENLACES RELACIONADOS
La dependencia de la visión como una metáfora, según Saramago y Meirelles


Eliminar la miopía durmiento con lentillas: Ortoqueratología u OrtoK (1)
Presentación 1: ¿Qué es la Ortoqueratología?

martes, 17 de marzo de 2009

MIOPÍA : Alteración refractiva. Soluciones

Link to post in English
Soluciones
La miopía no es una enfermedad, por ello no se puede “curar”.

  • Para simplemente “compensar” una miopía o su problema de visión borrosa de lejos, los tratamientos más comúnmente empleados son el uso de unas gafas o lentes de contacto blandas (sobre todo las desechables); para ir al cine, conducir, ir por la calle, ver la televisión, practicar un deporte… En este caso, se emplean unas lentes esféricas negativas o divergentes (más gruesas en el borde que en el centro de la lente), que ópticamente retrasan la imagen a la retina.

  • Pero si lo que se desea es “intentar frenar” esa progresión lo más que se pueda, lo perfecto es el uso de lentes de contacto y si sonsemirígidas, mejor todavía.
  • Sumado a esto, lo idóneo sería hacer una serie de sencillos ejercicios visuales, que nos enseñan principalmente cómo deberíamos usar nuestra capacidad de enfoque (acomodación) correctamente, y cómo podríamos enseñar a nuestro sistema visual a ser menos “focal”, para que aunque sigamos haciendo mucho trabajo en cerca con papeles, ordenador, libros, apuntes y deberes, y durante muchas horas, no ayudemos a la miopía a seguir aumentando. Ésta es una de las funciones visuales que podemos trabajar con la terapia visual.

    Además de lo anterior, si el miope de pocas dioptrías (menos de 1 dioptría), se quita sus gafas para hacer ese trabajo de cerca, ayudará a su sistema visual (concretamente, a su músculo ciliar y su cristalino -8-, que son los responsables de que el enfoque funcione correctamente) a que no se estrese. En el caso de ser una miopía mayor, lo que necesitará será otra gafa con menos cantidad de miopía y así trabajar en cerca con ella sin hacer un esfuerzo innecesario.
    Aunque el uso de una gafa para cerca con menos graduación no está totalmente demostrado que sirva para reducir la miopía o frenarla, sin duda mejora los factores ambientales.

  • Mucha gente opta por la solución de “terminar” con la miopía, cansado de utilizar las gafas o las lentillas durante mucho tiempo, recurriendo a la Cirugía Refractiva. Esta solución la dan los oftalmólogos (no los optometristas). Pero tengo que avisar que no todos los pacientes son aptos para este procedimiento. Lo que os aconsejo es que acudáis a clínicas especializadas en este tipo de cirugías, y que tras una exploración ocular completa, os aconsejen vuestra mejor opción.

  • En el caso de querer “reducir” la miopía sin llegar a pasar por quirófano, existe la opción de un tratamiento realizado con lentes de contacto semirígidas, llamado ORTOQUERATOLOGÍA U ORTOK o “terapia refractiva corneal”, que realizamos los optometristas. Esta técnica consiste en ir aplanando poco a poco ese exceso de curvatura de la córnea miópica (cuando la principal causa de la miopía es la córnea), hasta llegar al punto de mejor visión respetando la sanidad de esta estructura ocular. De esta manera, se puede llegar a usar las lentes de contacto únicamente para dormir (y no todas las noches), y poder disfrutar durante el día de una buena visión sin llevar ninguna compensación refractiva. Esta opción es perfecta para aquellos opositores que necesitan llegar a una Agudeza Visual sin compensación concreta en las pruebas médicas, y no quieren pasar por quirófano.

  • Finalmente, para “prevenir” no sólo que la miopía aparezca o crezca, sino para evitar cualquier síntoma de fatiga visual, es necesario tener en cuenta unas NORMAS DE HIGIENE VISUAL, que no hacen mal a nadie, y al revés, su realización nos ayudan en general A TODOS, a rendir más en la ejecución de las tareas cercanas. De nuevo, estas normas mejoran los factores ambientales.

Pero ya explicaré todas las soluciones que podemos dar los optometristas en diferentes entradas posteriores.

Como la miopía sigue despertando muchos interrogantes, siguen produciéndose constantemente investigaciones para frenar su progresión y para eliminarla. Actualmente hay un proyecto europeo llamado “My Europia”, que está enfocado a la creación de unas gafas especiales con distinta graduación en el centro de la lente y en la periferia, que hacen que el ojo reaccione de manera diferente para impedir esa progresión.


Medicamentos, vitaminas,… ¿Hay algo que me pueda tomar para parar mi miopía?
Hasta ahora, no hay ningún medicamento que a ciencia cierta funcione para frenar la miopía. El único con el que se han hecho pruebas en diferentes colegios de EEUU es la pirenzepina.
Pero como podéis leer en el artículo, es capaz de hacer que la miopía avance lentamente pero no es capaz de impedir que progrese. Sumado a este resultado, aún tiene muchas dudas que responder: efectos secundarios, qué pasaría si interrumpiéramos el tratamiento, o cuánto tiempo habría que estar con él. Además, aunque este fármaco era seguro, entre otras causas, tuvo que retirarse en algunos de los niños porque les producía irritación ocular. Por tanto, aún queda mucho por investigar en este tema.

Por otro lado, la vitamina A, la luteína y la zeaxantina, son aportes que dicen, ayudan a la salud de los ojos. Supongo que es como las normas de higiene visual, que hacerlas no hacen daño a nadie, son vitaminas y siempre vienen bien para nuestro organismo, pero yo particularmente, no apoyarían un tratamiento en ellas exclusivamente.


ENTRADAS RELACIONADAS
Alteraciones refractivas: Miopía (1). Visión y Síntomas
Alteraciones refractivas: Miopía (2). Tipos y Factores
¿Por qué mejora la visión de un miope cuando guiña los ojos?
Alteraciones visuales refractivas. Algunas aclaraciones.
Unas cuantas cifras...
Eliminar la miopía durmiendo con lentillas: Ortoqueratología  u Ortok (1)
Eliminar la miopía durmiendo con lentillas: Ortoqueratología u Ortok (2)
Los libros de colorear para adultos (Johanna Basford) NO APTOS PARA MIOPES. 

Presentación 1: ¿Qué es la Ortoqueratología?
Related Posts with Thumbnails