miércoles, 25 de febrero de 2009

MIOPÍA : Alteración refractiva. Tipos y Factores

Link to post in English



Diferentes tipos de miopía, ¿cuál es la tuya?


MIOPÍA CONGÉNITA – Es cuando el niño nace con miopía, sobre todo aquellos que nacen con bajo peso o son prematuros (“el 20% de los niños prematuros padecen miopía; cuanto mayor es el grado de prematuridad, el nivel de miopía es superior, llegando hasta 8 y 10 dioptrías –COI-”). Esta miopía persiste en la infancia, estando presente al comenzar el colegio (6 años) (2%).
No suele ser una miopía bajita e irá aumentando con el paso de los años.


MIOPÍAS ADQUIRIDAS -

Miopía originada en la juventud – Aparece entre los 6 y los 12 años. El porcentaje aumenta del 2% a los 6 años al 20% a los 20 años :-O. Suele ser una miopía baja (-0.50 dioptría o más), sobre todo si aparece a partir de los 12 años. Normalmente esta miopía irá disminuyendo, para acabar convirtiéndose en una emetropía o incluso hipermetropía en edad adulta.

Miopía del adulto joven – Aparece entre los 20 y los 40 años, también en baja cantidad pero la frecuencia aumenta al 30%. Como la anterior, también irán disminuyendo, para terminar convirtiéndose en una emetropía o incluso hipermetropía en la última etapa de la vida.

Estas dos últimas miopías son bajitas y suelen ser debidas principalmente a factores ambientales (*), como por ejemplo, un excesivo trabajo en cerca o malas condiciones de higiene visual en el colegio/casa/trabajo… Estas miopías pueden aumentar pero no lo harán en gran cantidad.


Miopía de inicio en la madurez – Aparece a partir de los 40-50 años y el porcentaje aumenta gradualmente en los últimos años de vida. Es el caso de aquellas personas que cuando llegan a esta edad dicen que no tienen tanto problema para leer un libro como amigos suyos de la misma edad. El motivo es porque esta miopía suele estar asociada a los cambios en la densidad de los medios y estructuras oculares, propio de la edad. Al cambiar la densidad, varía el “índice de refracción” de los mismos, y por tanto, también la potencia de todo el sistema óptico ocular. Este tipo de miopía está directamente asociado al desarrollo y progresión de las Cataratas. En una primera etapa puede compensarse la miopía utilizando unas gafas, pero si la catarata sigue su curso natural, el último paso es operarla.


MIOPÍA NOCTURNA - Se manifiesta únicamente en condiciones de baja iluminación cuando se quiere mirar un objeto lejano. Puede afectar a cualquiera (sea miope o no), sobre todo a la gente joven, y la visión diurna puede ser incluso normal. Su valor suele ser de -0.50 dioptría, pero puede llegar hasta -1.00 dioptría en casos extremos, y en los miopes puede aumentar su graduación en igual proporción.

Esta miopía se produce por un desajuste en el “proceso de la acomodación” (la acomodación, brevemente, es la capacidad de enfoque a distintas distancias que tienen nuestros ojos -ya escribiré más sobre ella en otra entrada posterior-). Cuando miramos un objeto lejano la acomodación no actúa, por tanto, debe estar totalmente relajada; pero para que ello ocurra, necesitamos ver todos los detalles del objeto y así formar una imagen nítida en la retina. Si la iluminación baja, se hace más complicado ver esos detalles; entonces la acomodación, en un intento por aclarar la imagen, se pone en marcha y enfoca a una distancia intermedia que no es donde realmente está el objeto que deseamos aclarar.
Además de esto, cuando la luz baja, la pupila se dilata (aumenta de tamaño) para permitir así, que entre más luz dentro del ojo. Pero al aumentar el diámetro pupilar, disminuye la “profundidad de foco(**) y aumentan las aberraciones esféricas del sistema visual.
Por todo lo anterior, esta miopía nocturna se aprecia más al conducir de noche, ya que necesitamos ver bien, y sentimos una cierta inseguridad al volante debido a esta visión reducida que produce.

Una pequeña miopía de tan solo -0.50 dioptría, equivale aproximadamente a una pérdida de un 15% de nuestra agudeza visual, lo que es suficiente para dificultar la conducción nocturna.

En el caso de un emétrope (sin graduación en condiciones diurnas) o de un miope, con el uso de unas gafas que compensen esta miopía para conducir en esas condiciones, pueden solucionar el problema; en el caso de un hipermétrope bajo, a veces, simplemente quitándose su gafa para conducir de noche le puede ayudar; pero en muchas ocasiones la realización de unos ejercicios visuales que nos enseñen a usar correctamente esa acomodación, evitan el uso de esa “gafa extra”.

Aquí tenéis un interesante artículo que os animo a leer: "La agudeza visual de los conductores se reduce un 70% por la noche".


PSEUDOMIOPÍA – Se lleva muchos años investigando sobre la progresión de la miopía, pero a día de hoy hay pocos hallazgos concretos; al igual que los factores no están muy claros, tampoco lo que le ocurre al ojo cuando la miopía aumenta.

Algunos dicen que cuando el miope hace mucho trabajo en cerca y se produce una acomodación prolongada, se produce tensión en la cámara vítrea (9), que crea un aumento de la longitud axial del ojo y con ello, la imagen no cae en retina, sino por delante y crea un aumento de la miopía.

Por otro lado, otros dicen que esta progresión es debida a un “espasmo del músculo ciliar” debido a una acomodación prolongada: la tonicidad del músculo ciliar aumenta hasta que llega un momento que no puede relajarse totalmente para mirar de lejos. Es como cuando coges un objeto muy pesado, y mantienes la fuerza con los brazos durante un tiempo determinado, aunque te esté costando esfuerzo. Cuando sueltas ese objeto, eres incapaz de estirar los brazos, se te han quedado rígidos en esa posición; a eso decimos que el “músculo se ha quedado espasmódico”.

Por eso, cuando la miopía surge o aumenta inicialmente, el paciente suele quejarse de que la visión de lejos es borrosa después de trabajar en cerca durante un tiempo prolongado, pero tras unos minutos se aclara la visión. Esto es lo que se llama “pseudomiopía” o “falsa miopía”; una miopía de verdad no permite que pasado un tiempo corto, la visión de lejos mejore. Cuando esta pseudomiopía empieza a manifestarse es de sólo de 0.50 a 1 dioptría, por eso, si no hemos conseguido evitar que esto ocurra, lo mejor sería hacer terapia visual para relajar ese músculo, y enseñar a los ojos a trabajar en cerca sin hacer el esfuerzo que favorece el aumento de la miopía. De esta manera, evitamos que la miopía se haga irreversible y que finalmente, se produzca un aumento de la longitud axial del ojo dejando la miopía ya estructurada.


MIOPÍA MAGNA o PATOLÓGICA – Son miopías muy altas (más de 10 dioptrías). Estas personas deberían realizar revisiones periódicas de sus ojos ya que pueden sufrir complicaciones (en inglés) como cataratas, glaucoma o desprendimiento de retina (moscas flotantes repentinas y abundantes) o de vítreo, o maculopatías.

Otra clasificación.


(*) Factores que producen miopía

Si siempre os habéis preguntado qué podíais hacer para evitar tener miopía o que vuestros hijos la tengan, o evitar incluso que aumente la que ya tenéis, siento deciros que es muy complicado conseguir eso :-(
Esto es debido a que los factores que producen la miopía y su progresión a día de hoy, son un tema muy debatido y llevado a muchas investigaciones, sin averiguar con exactitud cuál es su factor principal: si el carácter hereditario, los factores ambientales o ambos.

Nos preocupa más la progresión de la miopía que la de cualquier otro error refractivo, porque como escribí antes, aunque sólo está presente aproximadamente en un 2% de los niños que empiezan el colegio, este porcentaje aumenta mucho durante la etapa escolar, y además su progresión es muy rápida durante los años posteriores. En el caso de que la miopía aparezca en edad adulta, la progresión es más lenta, pero a diferencia de otras ametropías, una vez empieza la miopía tiende a progresar. Esto hace pensar que hay una influencia ambiental en esa progresión.





(**) PROFUNDIDAD DE FOCO: Hasta ahora había explicado que para que un objeto fuera visto nítido, su imagen tenía que caer justo en la retina (fóvea), pero eso no es del todo exacto. Es aceptado que hay un pequeño RANGO, por delante y por detrás de la retina, donde puede localizarse la imagen del objeto que miramos, sin dejar de verse nítido; esto es lo que llamamos “profundidad de foco”.


ENTRADAS RELACIONADAS
Alteraciones refractivas: Miopía (1). Visión y Síntomas
Alteraciones refractivas: Miopía (3). Soluciones
¿Por qué mejora la visión de un miope cuando guiña los ojos?
Alteraciones visuales refractivas. Algunas aclaraciones.
Unas cuantas cifras...
Eliminar la miopía durmiendo con lentillas: Ortoqueratología  u Ortok (1)
Eliminar la miopía durmiendo con lentillas: Ortoqueratología u Ortok (2)
Los libros de colorear para adultos (Johanna Basford) NO APTOS PARA MIOPES. 
Related Posts with Thumbnails